Como siempre hemos dicho, el trading hay que tomarlo como un trabajo, y como en todos los trabajos, debemos tomarnos unas merecidas vacaciones. Muchos traders principiantes pueden pensar que no necesitan vacaciones de trading. Al contrario, quieren aprovechar el mes de agosto, con mayor tiempo libre, para seguir operando y sacar un mayor rendimiento. A mi juicio y por mi propia experiencia, es un grave error. 

Hablo de mi propia experiencia porque yo también caí en ese error el primer verano como trader (sinceramente, en ese momento no me podía considerar trader, pero eso solo lo ves cuando ya tienes un recorrido y una perspectiva).

Empecé mi operativa un mes de marzo, y los resultados eran bastante buenos a principios de agosto. Seguramente sería la suerte del principiante, porque ni tenía claros los conceptos, ni una buena formación ni todo lo que recomendamos que se haga antes de entrar en el mundo del trading (aunque desafortunadamente, todos empezamos así, y es el mercado quién acaba poniéndonos en nuestro sitio). 

Siguiendo con la anécdota, en dicho mes de agosto llevé mi cuenta al 50%. El mercado en el mes de agosto no se mueve igual que el resto de meses, los profesionales o manos fuertes (que no dejan de ser personas como nosotros) también se van de vacaciones, y el volumen brilla por su ausencia (siendo uno de los ejes claves de mi operativa). De hecho, si miramos datos históricos, el mercado en el mes de agosto tiende a lateralizar, lo que supone uno de los grandes peligros para los traders, si no sabemos detectar esa lateralización.

¿Qué sucedió? Pues que día tras día me “encabezonaba” en entrar al mercado y buscar patrones que anteriormente funcionaban. Obviamente la tasa de acierto de esos patrones se reducía, y cómo tienes tiempo libre, intentas buscar nuevas estrategias, patrones, cursos, etc. que te ayuden a “arreglar” tu estrategia. Como puedes imaginar, el remedio fue peor que la enfermedad. 

Paralelamente a esto, está el componente emocional. El hecho de estar todo el año esperando las vacaciones en tu trabajo (si es que tienes un trabajo paralelo) y dedicar el verano al trading es algo contraproducente. ¿Por qué? Porque sales de tu rutina de trading, porque como decimos el mercado no está en las mismas condiciones, y sobretodo porque el trading es una actividad muy exigente que reclama un grado de concentración muy alto. Como podrás entender, y más en tu primer año, no estamos acostumbrados a ese nivel de exigencia, y tu mente necesita también unas merecidas vacaciones.

Ya no es solo lo que suceda el mes de agosto, sino lo que arrastras para meses venideros. El último trimestre del año es una época muy buena para operar los mercados. La volatilidad aumenta y los movimientos son mas claros. Vuelven las manos fuertes y se preparan para el cierre de año. Si en el mes de agosto no has descansado, o todavía peor, has hecho desastres en tu cuenta, cuando volvemos a la carga en septiembre a nivel psicológico puede pasarte factura.

Plan de vacaciones

A raíz de esta situación, decidí establecer un plan de vacaciones dentro de mi plan de trading. Como siempre digo, en trading debemos tenerlo todo lo más estructurado posible, y por lo tanto también el descanso. 

En primer lugar, siempre recomiendo descansar de operativa una semana al trimestre (a poder ser, coincidiendo con el vencimiento de contratos de futuros, opciones y demás, es decir, la semana de la cuádruple hora bruja). Sabemos que en esa semana hay un ajuste de posiciones y por tanto los movimientos pueden ser más erráticos, por lo que no nos interesa estar dentro del mercado.

En segundo lugar, el mes de agosto. Os traslado a modo de ejemplo un plan de vacaciones, que obviamente podéis ajustar en base a vuestra situación.

  • Primera semana de agosto. Particularmente no opero, pero si lo hacemos, podemos reducir el lotaje a la mitad. Estamos cansados de la operativa de todo el año y no debemos “estropear” todo el trabajo hecho.
  • Segunda y tercera semana de agosto. Desconexión total. Nos olvidamos del trading por completo. Ni un video, ni un gráfico, absolutamente nada. Es importante hacer ese ejercicio para resetear nuestra mente y dar un merecido descanso.
  • Cuarta semana de agosto. Empezar unos días en demo y acabar la semana con el lotaje más bajo posible. Debemos adaptar de nuevo nuestra mente al mercado después de dos o tres semanas de descanso.

Como entenderás, no tiene ningún sentido que estés de vacaciones en la playa, piscina o montaña, con tu familia o amigos y estés pendiente del mercado ¿de verdad crees que vas a conseguir algo así?

Hay que tener en cuenta un aspecto muy importante, y es que en el mes de agosto no vamos a arreglar lo que hemos hecho mal durante el año, pero sí podemos destrozar lo que hemos hecho bien. Así que, sobretodo por mi propia experiencia, te recomiendo que te tomes unas merecidas vacaciones.

Si os apetece, podéis dejar en los comentarios vuestro plan de vacaciones, sobre el que con mucho gusto os daré mi valoración. Feliz verano.

 

Abrir el chat
¡Hola, soy Fernando Arias! ¿Cómo puedo ayudarte?