¿Por qué hacemos trading?

¿Alguna vez nos hemos preguntado por qué hacemos trading? Para ganar dinero, para no tener jefes, para poder trabajar desde cualquier lugar del mundo, para tener libertad, …

Estos son algunos de los argumentos más «comerciales» que se pueden responder a dicha pregunta. No obstante, debemos ir un poco más allá en nuestro interior y valorar la razón real de porque hacemos trading.

Si has entrado en el mundo del trading para ganar dinero como si fuera cualquier otro trabajo, bajo mi punto de vista no has empezado por el camino correcto. Estoy seguro que sabes que esto es muy complicado, que hay que estudiar, pasar muchas horas delante del gráfico, etc… Pero realmente ni te imaginas lo complejo que puede llegar a ser.

¿Y por qué es tan difícil? Según mi opinión, la dificultad radica en nuestra mente, y en los siguientes puntos os explicaré porque.

  1. En primer lugar, debemos tratar el trading como un trabajo. Eso quiere decir no operar fuera de tu horario operativo (que tiene que estar definido en tu plan de trading) y establecer una rutina operativa.
  2. Pero en un trabajo, cuando pasas horas y horas trabajando, recibes una recompensa (mayor o menor, pero una recompensa). En el trading es posible que te lleves una pérdida. En trading tienes que saber aceptar las pérdidas.
  3. Esas pérdidas tan temidas, forman parte del gran secreto del trading, que es la estadística. No se puede ganar siempre en trading. Imposible, nunca, jamás. Pero tampoco lo necesitas. Con una buena gestión del riesgo, te sirve solo con acertar el 50% de las veces, o incluso menos (mucha gente esto no lo entiende…). 
  4. Esto es una carrera de fondo, valoramos nuestros resultados por meses. 

 

¿En la realidad qué sucede? Vamos a repasar sobre los puntos anteriores lo que suele suceder a los traders principiantes (de hecho, a mi también me ha pasado, y quien diga que no…)

  1. Operamos a todas horas. Si el mercado está abierto 24 horas, quiere decir que puedo operar todo el día, y cuanto más opere más oportunidades tengo de ganar. (Horario y rutina operativa)
  2. «¿Perder? Noooo…!, eso es malísimo. Yo no puedo perder. Pierde quien falla, quien comete errores, quien se equivoca…» desde pequeños, la sociedad nos ha inculcado que perder es malo. «Voy a hacer otra operación para compensar la anterior. Llevo todo el día delante de la pantalla y no me voy a ir perdiendo». (Aceptar las pérdidas).
  3. Si pierdes, miras y remiras la operación intentando encontrar un motivo que justifique la pérdida. «No puedo perder porque sí. Y sino es que la estrategia no era tan buena, buscaré otra. ¡O mejor, la complementaré con un video que he visto en Youtube!» (Estadística).
  4. «Tengo que ganar X euros al día, si eso lo multiplico por 20 días laborales al mes de media, me da X. Con eso ya podría vivir. Pero si aumento el lotaje, tendré el doble, y me podré comprar…» (Pensamiento a largo plazo).

 

Es importante que hagamos una reflexión y analizar si en algún momento habéis sentido alguno de estos cuatro puntos o algo similar, sobretodo en nuestros inicios. Este tipo de conducta o pensamiento nos genera ansiedad, nervios, irritación, miedo, … emociones que para nada son compatibles con el trading. 

¿Eso que provoca? Que estemos todo el día delante de la pantalla, que perdamos dinero, que nos frustremos… y que nuestro sueño de ser trader se haga añicos. Si no tenemos una mentalidad fuerte, lo dejaremos y seguiremos con nuestra vida.

Si somos un poco más tenaces (o cabezotas como en mi caso), seguiremos intentándolo para conseguirlo. Pero el secreto no está en seguir mirando gráficos, patrones o estrategias. El secreto está en cambiar la mentalidad. En conseguir esa mentalidad de trader y sepamos comportarnos y operar como un trader profesional. 

Es un camino largo, y en ocasiones es muy difícil hacerlo solo, pero hasta que no cambien esos pensamientos, será complicado salir de esa rutina «no rentable y autosaboteadora» en la que te ves envuelto.

¿Y por qué hacemos trading?

Pues en mi caso hago trading porque me apasiona, porque me supone una fuente de ingresos, porque me lo tomo como un trabajo, pero al mismo tiempo es un hobby (eso creo que es el mayor regalo que alguien puede tener). Pero como todo en la vida, puede ser pasajero. Del mismo modo que el trading me aporta todo lo descrito, en el momento que deje de hacerlo, dejaré el trading. ¿Por qué? Porque ya te habrás dado cuenta que no es un trabajo al uso pues requiere de un grado de concentración y exigencia bastante grande de forma continua, porque estás solo operando, etc. 

No todo es maravilloso en el mundo del trading. Y mucha gente me pregunta, ¿se puede vivir del trading? De eso hablaremos en el próximo artículo.

 

Abrir el chat
¡Hola, soy Fernando Arias! Si tienes alguna duda sobre el curso de trading, mentoría o grupo de traders, escríbeme y podemos tener una charla para ver como puedo ayudarte!