Podemos decir que conseguir la mente de un trader es la parte mas importante de todo el proceso de aprendizaje, y a la vez lo más complejo.

Somos personas y tenemos nuestra historia. Lo que hemos vivido, como nos han educado, nuestras relaciones sociales y muchos otros aspectos nos determinan como persona, y consecuentemente como trader.

Para empezar en el mundo del trading, lo ideal sería tener la mente en blanco, no tener ningún concepto previo, y no tener experiencias previas relacionadas con las inversiones. Desafortunadamente, eso es prácticamente imposible. Nuestro pasado condiciona nuestra forma de ser y nuestra forma de operar, y por tanto es algo que debemos trabajar para poder alcanzar nuestro objetivo.

Mucha gente me pregunta sobre libros de psicotrading que les puedan ayudar. Mi respuesta siempre es la misma. Los libros de psicotrading te pueden ayudar hasta cierto punto. Los libros de psicotrading son genéricos. Están escritos para que puedan llegar a muchos lectores. Nos aportan ciertos conceptos que seguramente ya conocemos, aunque no está de mas volverlos a repasar. 

No obstante, eso queda ahí, no puede ir más allá. ¿Por qué? Pues porque el psicotrading es algo que va en cada uno de nosotros. Hay traders que son miedosos, indecisos, tienen ansiedad o mucha aversión al riesgo. Por contra, hay otros que son atrevidos, impulsivos, avariciosos y con muy poca aversión al riesgo. Cada uno es diferente, porque cada persona es diferente, y por tanto, el psicotrading para cada uno de ellos se debe trabajar de una forma distinta. No debe hacer el mismo trabajo un trader impaciente que un trader con miedo a entrar al mercado.

Con todo esto quiero decir que el psicotrading es algo que debemos trabajar por nosotros mismos. Debemos tener las técnicas para superar nuestras adversidades, y si vemos que no somos capaces de hacerlo por nosotros mismos, pedir ayuda. Diría que es más importante una buena formación a nivel psicológico que una formación de estrategia. ¿Por qué?

Porque una sesión de estrategia es algo mecánico (o debería serlo). Tenemos que analizar el mercado, buscar patrones y ejecutarlo. Tarde o temprano lo conseguirás. Es cuestión de práctica y experiencia.

A nivel psicológico, el tema es distinto. La mente humana es muy compleja, y las creencias y esquemas mentales que hemos ido adquiriendo durante toda nuestra vida no se cambian de un día para el otro. Debemos “reprogramar” nuestra mente para hacer frente al mercado. Esa reprogramación consiste en tener una mentalidad de trader, un pensamiento probabilístico, y sobretodo aprender a gestionar las emociones (no a eliminarlas como se suele decir, somos humanos, y eso es imposible).

Dentro de la mente del trader existen varios factores a tener en cuenta y que nos delimitan como traders. Vamos a mencionar cada una de ellas, y en los próximas semanas entraremos en más detalle.

  • Creencias. Hay varios tipos de creencias, pero son las creencias limitantes las que nos suponen un mayor problema. Este tipo de creencia bloquean a las personas a la hora de conseguir sus objetivos. Se tiene una perspectiva negativa de la situación, lo que condiciona las acciones que se realizan a continuación. Son muy peligrosas si no se consiguen eliminar, pues pueden hacernos creer que no valemos para lo que estamos haciendo.
  • Esquemas mentales. Estos son patrones de pensamiento e ideas preconcebidas generadas a través de nuestra experiencia. Al estar muy interiorizados, se ejecutan de forma automática, y por tanto guían nuestra conducta en determinadas situaciones. 
  • Estrategia. Tener una estrategia clara y fiable es básico. Los traders que tienen miedo a entrar al mercado o dudan de que hacer es que no tienen un plan bien establecido. Se puede decir que es el punto más sencillo de mejorar, pues únicamente requiere de establecer un orden en tu operativa.
  • Experiencia. La experiencia no se puede comprar. Tienes que pasar horas y horas delante de las pantallas. Es algo que no podemos evitar, e incluso diría que es necesario. Date tiempo, no tengas prisa.
  • Actitud. La actitud con la que afrontas el mercado (y la vida) va a ser determinante. Es tan malo ser pesimista como un exceso de optimismo. Debes enfocar la sesión de trading como un trabajo. Debes estar motivado, pero también debes entender que como en cualquier otro aspecto de la vida, las cosas no salen siempre como tu quieres.
  • Aversión al riesgo. Es muy importante determinar tu perfil de riesgo y obrar en consecuencia. No debes asumir riesgos que hagan sentirte incómodo. O bien debes reducir el riesgo o bien trabajar para modificar tu perfil. Si no estás cómodo con tu operativa, tomarás decisiones derivadas de tus emociones.
  • Ego. Este es uno de los grandes problemas de la humanidad (y como no de los traders). Saber gestionar el ego es clave no solo en el trading sino en nuestro día a día. El ego es quien nos hace realizar conductas que sabemos que no son adecuadas, pero aún así las hacemos, como por ejemplo sobreoperar.

Te diría que analizaras estos 7 factores de una forma sincera y establecieras una lista sobre cuales de ellas afectan mas o menos a tu operativa. A partir de ahí, es el momento de empezar a trabajarlo. Si el trading hasta ahora no te ha ido bien o no tan bien como te gustaría, está claro que debemos cambiar algo. Estrategias habrás probado muchas. ¿Has probado en cambiar tu mentalidad?

Abrir el chat
¡Hola, soy Fernando Arias! Si tienes alguna duda sobre el curso de trading, mentoría o grupo de traders, escríbeme y podemos tener una charla para ver como puedo ayudarte!