En muchas ocasiones nos preguntamos qué ratio beneficio riesgo debo conseguir en mis operaciones.

No es una pregunta sencilla de responder, y dependerá mucho del tipo de trading que quieras hacer.

Hay una máxima que nos dice que a mayor temporalidad, mayor ratio y viceversa. No obstante, no siempre se cumple para todos los activos y situaciones. 

Vamos a hacer un pequeño resumen de lo que supone el ratio beneficio riesgo y las ventajas e inconvenientes de utilizarlo.

En primer lugar, destacar que cuando más alto sea el ratio beneficio riesgo, menos porcentaje de acierto deberemos tener en nuestras operaciones para ser rentables.

Ratio beneficio riesgo y estadística

Operamos siempre en términos de probabilidades, por tanto debemos conocer a la perfección cuál es el ratio óptimo para nuestras operaciones. Ese ratio no te lo puedo decir yo ni te lo puede decir nadie. Ese ratio tiene que salir de tu propia estadística. 

Si haces 50 operaciones, ¿Cuántas de ellas alcanzan un ratio 1:1, 2:1 o 3:1? ¿Y cuántos puntos suponen la suma de esas operaciones (restando los stops de las que no lleguen)? Haciendo ese análisis, te dará una determinada cantidad de puntos. El ratio que consiga más puntos, es tu ratio ideal. 

De entrada, aquí podemos sacar una primera conclusión. No obstante, tenemos más variables que debemos tener en cuenta.

Ratio beneficio riesgo y volatilidad

Otro factor que influye de forma determinante es la volatilidad. Podemos trabajar con un determinado ratio en días de volatilidad estable. ¿Pero qué pasa los días que aumenta o disminuye la volatilidad? Seguimos trabajando con ratios, por lo tanto nos da igual la volatilidad, pero no los puntos que conseguimos. Es posible que los días con mucha volatilidad en los que tengas que colocar un stop más amplio, estadísticamente en tus operaciones te salten stops y por tanto los puntos perdidos son superiores a los puntos ganados en un día de volatilidad normal con un ratio más alto. 

Al contrario, días con poca volatilidad, pueden ser buenos en tus operaciones, pero pese a conseguir un ratio del 2:1, consigues una cantidad de puntos inferior a la media de esos días, y estos se “compensan” con los días que te salta un Stop con alta volatilidad.

Para solucionar este tema, podemos jugar con el lotaje. Debemos definir que cantidad de unidades monetarias (euros o dólares) vamos a perder en cada operación, colocar el Stop a la distancia que toque, y aumentar y disminuir el lotaje en función de lo que necesitemos para alcanzar esa pérdida máxima por operación (de la misma manera, eso sucederá de forma proporcional con nuestro profit).

Ratio y el momento de entrada

Algo muy curioso cuando trabajas con ratios es que dependiendo del momento de la entrada (sobretodo en scalping), una misma operación puede convertirse en un profit o un stop. 

Una entrada 5 segundos mas tarde, puede hacer que el precio se haya movido 10 puntos. Eso significa que tu Stop tiene que ir 10 puntos más abajo y tu profit 20 puntos más arriba (en un ratio 2:1). La entrada es en la misma vela, pero solo con 5 segundos de diferencia.

Trabajar con ratios fijos puede provocar un alto grado de frustración, dado que una buena entrada se puede convertir en stop o profit por unos segundos de diferencia. 

Ratio y psicotrading

Un aspecto que hay que tener en cuenta a la hora de trabajar con ratios es nuestro psicotrading. A mayor ratio, menor es la probabilidad que el precio alcance tu profit. Eso quiere decir que tendrás más operaciones perdedoras que ganadoras. ¿Estás preparado para ello? Habrán varios días que tendrás que salir del mercado con pérdidas, y el día que estés en ganancias, tendrás que dejarlas correr hasta tu profit.

De nada sirve que tus operaciones perdedoras se vayan a stop, y las ganadoras las cierres a medio camino para coger los puntos que ya tienes. Esto es muy habitual en los traders y es un error muy grave, pues desvirtúa totalmente tu estadística.

¿Estás preparado a nivel psicológico para perder más operaciones de las que ganas por ir a buscar ratios superiores? Eso es algo que debes plantearte antes de tomar tu decisión, pero sin duda es influyente en nuestros resultados.

Trabajar por puntos

Existe otra alternativa que es la de trabajar por puntos. Del mismo modo que has hecho el análisis estadístico para ver que ratio te funciona mejor, puedes hacer el mismo ejercicio contando los puntos medios que consigues en tus operaciones y los stops medios que colocas en cada operación.

De esta forma, puedes entrar por ejemplo con un Stop medio de 30 puntos en el Nasdaq, buscando profits medios de 50 puntos. En este caso, hablamos de puntos medios, por lo que tienes que dejar un margen de colocación del stop (por ejemplo 5 puntos arriba o abajo) y lo mismo sucede con el profit. De esta forma estás “asegurando” más tus entradas, ya que tu estadística te dice que habitualmente tus operaciones llegan a esa cifra.

En cuanto a los Stops, si trabajas por puntos es importante definir un límite de puntos por encima del que no tomarás esa operación ya que excede tu riesgo. Esa cantidad de puntos debe estar predefinida por el tamaño de tu cuenta y la gestión de riesgo que estás trabajando. Como siempre digo, no debe exceder el 2% de tu cuenta. Si una operación excede dicha cantidad, no tomas la operación.

Trabajar por zonas

Las zonas de soporte y resistencia son vitales en nuestra operativa y es importante conocerlas a la perfección. En dichas zonas, perdemos nuestra ventaja estadística. Cuando le precio llega a una zona de soporte o resistencia, no sabemos como va a actuar. Por contra, lo que si que sabemos con cierta probabilidad es que le precio se va a mover de una zona de soporte o resistencia a otra. Dada esta situación, es recomendable tenerlas en cuenta a la hora de colocar nuestros profits.

Podemos por tanto tomar una operación y colocar nuestro profit cerca de la zona de soporte o resistencia próxima (siempre unos puntos antes de alcanzarla). De esta manera, nos olvidamos del tema de ratio y buscaremos movimientos mas o menos amplios en función de donde se encuentre le precio respecto a esas zonas.

Trabajar con puntos, ratios y zonas.

Una última opción la tenemos en jugar con la gestión por ratio beneficio riesgo, por zonas y por puntos. Es recomendable para traders un poco más expertos pues requiere de cierta agilidad a la hora de tomar decisiones y considerarse una gestión semipasiva.

Dicho sistema se basa en ir a buscar de entrada un ratio fijo del 2:1 por ejemplo. Imaginemos que tenemos el Stop colocado en 30 puntos en DAX, y vamos a buscar 60 puntos. Estadísticamente, sabemos que de media nuestras operaciones alcanzan los 50 puntos, y tenemos una zona relevante en los 55 puntos. 

En este caso, nuestro trade, estadísticamente llegará a los 50 puntos. Una vez llegue allí, se encontrará 5 puntos después una zona relevante, y 5 después nuestro profit. 

Si el precio llega a 53 puntos y vemos algún indicio de giro en el mercado, ¿qué vas a hacer? Es importante que lo tengas muy bien definido, pues debes evitar tomar decisiones “sobre la marcha”. 

En este caso, tienes que hacer la siguiente reflexión: “La media de mis operaciones son 50 puntos, y ya los tengo conseguidos. El precio está en una zona de soporte/resistencia, y ya no tengo la probabilidad a mi favor, sino que está al 50% (eso sería matizable en función de cómo llega el precio a la zona, pero vamos a suponer que sea así). Tengo 53 puntos y una probabilidad del 50% a que se gire. Por contra, si aguanto, puedo ganar 7 puntos más. ¿Merece la pena arriesgar los 53 puntos (por encima de la media de tus operaciones en profit) por conseguir 7 puntos más?

Hay algunos traders que deciden que sí, que toman sus posiciones y no tocan absolutamente nada. En mi caso particular, decido que no. La probabilidad ya no está a mi favor y por tanto no me interesa estar dentro del mercado. Recuerda que el trading está basado en estadística y probabilidades.

Como verás, no hay una forma de hacer trading y ninguna de las opciones que he expuesto es mejor que la otra. Solo la estadística y tu psicotrading determinarán con cual de ellas te sientes más cómodo.

Es importante que tengas todo esto muy bien definido, pues es una parte fundamental del trading (fíjate que en ningún momento hemos hablado de velas, patrones, etc.). pero es algo que puede influir de forma determinante en tus resultados.

Lo que si que te puedo recomendar es que hagas siempre lo mismo. No podemos trabajar de uno u otro modo dependiendo de como te levantes ese día. Debemos establecer unas normas, fijarlas en nuestro plan de trading y seguirlas día a día. Solo así se consigue la consistencia.

Abrir el chat
¡Hola, soy Fernando Arias! ¿Cómo puedo ayudarte?