Sesgos psicológicos en trading

Se entiende cómo sesgo cognitivo el efecto psicológico que genera una desviación en el procesamiento mental de la información, de forma que juzga los pensamientos de una forma más irracional. Estos sesgos surgen ante la necesidad de tomar decisiones rápidamente. Son mecanismos automáticos que «evitan» que generes esfuerzo en tu pensamiento, dándote por adelantado la respuesta a tus necesidades, basándose en experiencias previas propias o expuestas por otros miembros de la sociedad.

En trading, y dada su gran relación con la psicología, también podemos aplicar estos determinados tipos de sesgos que consideramos muy relevantes para ayudar a entender como funciona nuestra mente “automática” y por tanto nos ayudan a corregir estas posibles interpretaciones erróneas.

Vamos a ver algunos de los sesgos que ocurren con mayor frecuencia relacionados con la psicología económica:

Sesgo de confirmación

El sesgos de confirmación consiste en interpretar y buscar aquella información que confirma tus creencias previas sin tener en cuenta opiniones que contradicen esas creencias. Suele ocurrir con las opiniones de las opiniones de los analistas. Hay cientos de analistas en diversos foros, webs y demás, siendo imposible que todos tengan la misma opinión. En este caso, sueles buscar y seguir aquellos que confirman tus creencias, y obviando aquellos que las contradicen. No estamos acostumbrados a querer escuchar aquello que contradice nuestra opinión.

Como solución, te diría que contrastes la información con varias fuentes, así como que trates de cuestionarte tus propios pensamientos antes de tomar una decisión. En trading hay que tener una mente abierta y saber que pese a que todo indique un movimiento, puede suceder el contrario.

Sesgo del descuento hiperbólico

Este sesgo nos explica cómo el ser humano se aferra a recompensas inmediatas. No nos gusta tener que esperar y preferimos obtener algo en el momento actual, antes que esperar y conseguir algo de mayor valor. Esto se traduce en el mundo de la inversión en el momento de recoger beneficios. En muchas ocasiones cierras una operación cuando está ganando, pese a no haber llegado al objetivo marcado en tu plan. Eso nos hace que perdamos gran parte del recorrido de la operación por culpa de esa necesidad de inmediatez. 

Para el sesgo del descuento hiperbólico, debemos controlar nuestras emociones y ser fieles a nuestro plan inicial. Si hemos entrado en una operación con un objetivo, debemos mantener nuestra posición y solo salirnos cuando nuestro plan lo índica, y no tener en cuenta lo que llevamos ganado o perdido.

Falacia del coste hundido

Este tercer sesgo nos indica que los inversores suelen mantener sus inversiones pese a generar pérdidas ante el temor de perder lo ya invertido. Se asemeja a cuando te apuntas a un gimnasio y no vas nunca a entrenar. No te das de baja, ya que como has pagado X meses, matrícula, material y demás, no vas a perder lo ya invertido, lo que te supone más gasto en los siguientes meses ya que sigues sin ir. Ante esta situación, siempre esperas que haya algo que haga cambiar las cosas, que la cotización se dé la vuelta, y vas esperando y esperando sin salir de la operación, lo que cada vez tu supone unas pérdidas mayores.

En este caso, una regla básica del trading es saber cortar las pérdidas. Lo hemos hablado en varias ocasiones. Si hemos planteado un Stop máximo, no podemos modificarlo bajo ningún concepto. Siempre podemos volver a entrar si se vuelve a girar la posición. 

 

Para concluir, decir que es importante que conozcamos bien nuestra mente y cómo puede hacernos caer en “trampas” en nuestra operativa. Debemos ser lo más fríos y objetivos posibles en nuestra toma de decisiones y no dejarnos influenciar por nuestras creencias o por lo que oímos en determinados foros.

Recuerda que el trading es 70% psicología y por tanto es el elemento clave que debemos trabajar.

Abrir el chat
¡Hola! Encantado de charlar contigo. ¿En qué puedo ayudarte?