Debo reconocer que sobreoperar fué uno de mis principales problemas cuando me inicié en el mundo del trading. Diría que es uno de los peores errores en los que puedes caer, pues tu cuenta cae de forma vertiginosa en cada operación y no eres capaz de reconducir la situación. 

Recuerdo sesiones de scalping con 6 o 7 operaciones. En algunos casos, abría y cerraba en la misma vela, giraba la posición, la volvía a girar, … Todo sin ningún tipo de control ni sentido. 

Podría decir que sobreoperar es la recopilación de todos los errores que un trader puede tener. La sobreoperativa implica indecisión, falta de confianza, miedo, inseguridad en tus entradas, mala gestión de riesgo, pérdida de la mentalidad estadística, impulsividad y como no un nefasto psicotrading. 

Cuando nos ponemos a sobreoperar, sale lo peor de nosotros mismos. Nos olvidamos de todo lo aprendido y únicamente queremos estar dentro del mercado. No hay nada más, no hay reglas, solo tu y el mercado en una feroz lucha en la que siempre vas a salir perdedor. 

El problema de sobreoperar no es solo lo que puedas perder ese día, sino como te sientes una vez acabas la operativa. Independientemente de que la cosa haya ido mal o muy mal (dificilmente va bien), tienes una sensación de frustración de la que te va a costar salir. 

Sabes que has hecho las cosas mal, sabes que no puedes seguir así, y lo peor de todo, es que no es la primera vez que lo haces. La última vez te juraste que no lo harías más, y has vuelto a caer. Ese sentimiento de desesperación y desconfianza es el que te impide avanzar. 

Llegado a este punto, olvidate del gráfico. Tu problema no está ahí, tu problema está dentro de ti. Y si no lo arreglas, tarde o temprano te volverá a pasar, y la caída será más dolorosa. 

Sobreoperar se considera como una conducta adictiva, como ir al casino, las máquinas tragaperras, el acoholismo, fumar o cualquier droga. Si es caído en la sobreoperativa, vas a tener que hacer un gran esfuerzo para salir de ahí, pues es una conducta ajena al propio trading que no te dejará avanzar. 

¿Por qué se sobreopera?

El principal motivo por el que aparece la sobreoperativa es la no aceptación de las pérdidas. Cuando tomamos una operación y ganamos, en muchas ocasiones estamos satisfechos y nos vamos del mercado. Cuando la primera es perdedora, tomamos una segunda. No eres capaz de irte perdiendo y decides hacer otra para recuperar. Si esa también sale perderora, ¿Qué hacemos? ¿Una tercera? ¿Para qué? ¿Para perder todavía más? Así es como empieza la adicción.

Para salir de esta situación (o no estar tentado a entrar) te diría que hagas 1 operación por sesión. Si sale bien, perfecto, si sale mal, también. De esta forma, nunca, absolutamente nunca, quemarás tu cuenta. 

Hay muchos traders que escogen hacer 2 operaciones al día. Me parece muy bien, pero la realidad es distinta. Si la primera sale bien, directamente cierran el gráfico. Si la primera sale mal, van a buscar la segunda. 

¿Qué sentido tiene? El día que tienes una primera operación positiva, quizá es que tienes un buen día, el ánimo va a tu favor, has leído bien el mercado (todo esto influye a nivel psicológico), te vas del mercado. Y el día que te salta un stop, quizá porque el mercado está mas en rango, o porque has tenido un mal día (por supuesto nuestro estado de ánimo influye), decides hacer otra operación. A ver si vuelves a perder, ¿no?

El día que te vas del mercado con una operación positiva lo haces por miedo a perder lo ganado, por satisfacer a tu ego, por decir que HOY he ganado. Cuando haces la segunda operación al ser la primera negativa, lo haces por la misma razón, por no irte perdiendo HOY, porque tu ego te dice que no puedes perder. 

Si decides que haces 2 operaciones al día, está bien, siempre y cuando aguantes la sesión para ver si hay otra oportunidad, no para quedarte satisfecho con lo que has conseguido. Esa no es la mente de un trader, un trader no piensa en HOY, piensa en el largo plazo. Si tienes esa mentalidad, se eliminarán tus problemas de sobreoperativa.

Abrir el chat
¡Hola, soy Fernando Arias! ¿Cómo puedo ayudarte?